La Liga se fortalece con la unión de los nadadores
 

 

Natación: estilos y normativa

 

Estilo Libre

El Libre tiene su origen en la palabra "crawl" del inglés, que significa reptar o arrastrarse.
Recibe también el nombre de estilo libre porque se puede nadar cualquier estilo (crol, pecho, espalda, mariposa, perrito, de lado, etc.), excepto en las pruebas individuales de estilos o relevo combinado, en las cuales estilo libre significa cualquier estilo distinto al de espalda, pecho o mariposa.

Surgió en Australia y sus característicos movimientos se le atribuyen al inglés John Arthur Turdgen en el año 1870, que imitaba la técnica de los nativos australianos.

En Libre, el nadador se encuentra boca abajo, y consiste en una acción completa de ambos brazos (brazada) de forma alternativa, en un movimiento similar al de las aspas de un molino, y un número variable de batidos de pierna (patada), dependiendo del nadador y de la distancia de la prueba.

La patada debe ser propulsiva. Debe garantizar la posición del cuerpo sobre la superficie del agua evitando generar resistencia con las piernas.
El movimiento debe ser continuo, balanceado y constante hacia arriba y hacia abajo partiendo desde la cadera. Sus rodillas deben ir un poco semi flexionadas y el tobillo completamente relajado.
La propulsión se da con la pierna y el empeine.

 

 

 

Estilo mariposa

Es el estilo más moderno de todos, su aparición data de la década de los '50 y nace como una variante del estilo pecho. Es uno de los más difíciles de aprender ya que exige altos niveles de fuerza y coordinación. En este estilo el nadador se encuentra en posición ventral. Tanto los movimientos de las piernas como de brazos son muy similares a los realizados en el estilo crol pero de forma simultánea y con ligeras variaciones. Además, requiere una perfecta coordinación entre las extremidades superiores e inferiores. Éstas últimas realizan un movimiento similar al aleteo de los delfines, de ahí que también se le conozca como "estilo delfín". Otra característica es el movimiento continuo ondulatorio del todo el cuerpo, en forma de "S" tumbada, que también deberá estar perfectamente coordinado con piernas y brazos para una mejor propulsión en el agua y permitir realizar la inspiración. En cuanto a la normativa para este estilo destacaremos los siguientes puntos:
  • El movimiento de brazos será simultáneo y el recobro o recuperación de éstos se realizará por fuera del agua.
  • El movimiento de piernas o patada serán simultáneos aunque no es necesario que sea al mismo nivel.
  • En las vueltas y en la llegada se deberá tocar la pared con ambas manos simultáneamente, bien sobre la superficie del agua o por debajo de ella.
  • En las vueltas y en la llegada se podrá dar una o más patadas, pero sólo una brazada subacuática que lleve a la superficie al nadador.
  • Está permitido que el nadador realice una distancia no superior a los 15 metros por debajo del agua, en las salidas y en los virajes.
Estilo espalda

En este estilo, el nadador está ubicado en una posición boca arriba, la cadera está cerca de la superficie, el cuerpo debe estar totalmente extendido, la cabeza debe tener una ligera inclinación hacia delante, sin pegar el mentón al pecho y por último la mirada debe estar guiada en una línea diagonal.

La brazada de espalda presenta dos fases:

1. La fase propulsiva (tracción): Ésta determina el grado de avance. Este movimiento comienza desde la entrada de la mano al agua y la profundización del brazo, para lograr mayor agarre. El brazo realiza un movimiento ascendente y el codo está alejado del cuerpo.
El brazo con eje en el codo realiza un movimiento descendente hasta la plena extensión del brazo y tiene como punto de referencia el paso de la mano (dedo pulgar) cerca del muslo. Durante el recorrido la mano realiza un movimiento que termina con la palma mirando hacia abajo.

2. La fase de recuperación (recobro): es la preparatoria para la siguiente fase. El brazo sale del agua en completa extensión, la mano relajada. Después, la mano ingresa al agua por el dedo meñique con la palma de la mano hacia afuera.

Este ingreso se realiza en una misma línea del hombro que realiza la brazada, generando una pequeña rotación del cuerpo para facilitar esta fase.

Este estilo consiste en realizar una patada permanente mientras que se realiza la brazada (movimientos de empuje y recobro). Es un movimiento constante, la acción de los brazos es secuencial, mientras que un brazo empuja, el otro se encuentra en fase de recobro.

En cuanto a la normativa para este estilo destacaremos los siguientes puntos:

  • En la posición de salida, los nadadores deberán estar agarrados a los largadores de las plataformas de salida; los pies, incluyendo los dedos, estarán por debajo de la superficie del agua.
  • Alguna parte del nadador deberá romper la superficie del agua durante el desarrollo de la prueba. Sin embargo, sí estará permitido, aunque no más de 15 metros, avanzar totalmente sumergido después de la salida y de las vueltas.
  • Durante la vuelta el nadador podrá girar sobre su vertical hacia el pecho (girarse en posición ventral) y seguidamente realizar una brazada sencilla, tocando la pared con cualquier parte de su cuerpo.
    El nadador deberá volver a la posición de espaldas inmediatamente después de abandonar la pared, pudiendo recorrer una distancia no superior a los 15 metros por debajo del agua y con movimientos ondulatorios del cuerpo.
  • En la llegada deberá tocar la pared en la posición de espalda, pudiendo estar totalmente sumergido en este momento.
Estilo pecho

Es el más antiguo de todos ya que sus movimientos y postura son más naturales.

El nadador se encuentra en posición ventral y realiza movimientos de brazos y piernas simultáneos y simétricos. Los hombros y las caderas realizan un movimiento ascendente y descendente que, coordinado con el movimiento de brazos, permite realizar la inspiración.

En el año 1986 el reglamento se modifica suprimiendo la prohibición de hundir la cabeza durante el nado. Con esta modificación surge lo que se denomina "braza ola" que se caracteriza por realizar un movimiento ondulatorio del cuerpo, semejante al que se realiza en mariposa.

Otra de las características que le diferencia del resto de estilos es que, en la propulsión, la brazada (acción de brazos) y la patada (acción de piernas), comparten una importancia del 50%, es decir, aportan el mismo grado de propulsión.

En cuanto a la normativa para este estilo destacaremos los siguientes puntos:

  • No está permitido girar hacia la espalda en ningún momento.
  • Los movimientos de los brazos y las piernas serán simultáneos y en el mismo plano horizontal.
  • Las manos deberán impulsarse juntas, hacia adelante, frente al pecho, hacia abajo o sobre el agua.
  • Los codos deberán mantenerse por debajo del agua, excepto en el momento de efectuar el viraje y la llegada.
  • En la acción de brazos, las manos no podrán ir más allá de la línea de la cadera, excepto en la primera brazada después de la salida y cada viraje.
  • En la acción de piernas o patada, no están permitidos movimientos en forma de tijera o delfín.
  • Se puede romper la superficie del agua con los pies pero no seguido de un movimiento hacia abajo en forma de patada de delfín.
  • En las vueltas y en la llegada se deberá tocar la pared con ambas manos simultáneamente, ya sea sobre o bajo el nivel del agua.